Descubra cómo desengancharse del móvil

Muchas personas se preguntan cómo desengancharse del móvil, pues desde que los teléfonos celulares entraron a nuestras vidas, comenzaron poco a poco a ocupar un espacio importante en la rutina de cada persona que lo usa.

Los constantes cambios en los móviles han llevado a este aparato a convertirse en una extensión del ser humano, porque con cada innovación va creciendo el nivel de apego y dependencia de estos dispositivos, además de ser la principal herramienta para el contacto con personas fuera de tu entorno, que en el pasado se hacía mediante el correo o llamadas telefónicas.

Especialistas en salud mental de todo el mundo concuerdan que muchas veces el apego a los dispositivos como móviles pueden generar obsesión o conductas patológicas relacionadas a la excesiva dependencia de estos aparatos, como ha sucedido con computadores, la Tv o fanatismo a los videojuegos.

No hay duda que despegarse un poco de la tecnología nos hace bien de vez en cuando y por eso compartimos este artículo con algunas sugerencias que responden cómo desengancharse del móvil y por qué es recomendable hacerlo.

Desengancharse del móvil, ni tan fácil como se piensa

Estamos tan enamorados de nuestros móviles que pensar en estar todo un día sin nuestro Smartphone pareciera algo que cualquiera puede hacer, pero realmente nada más alejado de la realidad.

Solo con imaginarse estar apartados de los sistemas de mensajería instantánea, internet, tomarse fotografías, escuchar música, conectarse a las redes sociales e incluso hacer videollamadas o llamadas telefónicas (todo desde un mismo equipo) muchas personas pueden ver alterado su comportamiento.

Para ello compartimos con ustedes algunas recomendaciones que favorecen al desengancharse del móvil y nos ayudan a superar la dependencia de la tecnología, aunque nuestra vida está configurada a través de ella. A continuación, nuestro listado de sugerencias:

Decida cuando realmente debe usarlo

Básicamente, deberíamos usar nuestro móvil cuando sea necesario. Esta actitud es similar a cuando usamos cualquier otro dispositivo en nuestra vida. Por ejemplo, solo encendemos el horno de microondas cuando necesitamos calentar un alimento o determinado producto.

Otra técnica válida para decidir cuando realmente debemos usar el móvil es plantearnos preguntas. Auto-responderse por que estás tomando el móvil, si lo que consultarás en internet es de trabajo o académico, hablarás con un familiar o conocido y si cualquiera de las acciones que realizarías podrían hacerse en otro momento.

También es interesante plantearse si con el tiempo que se invertirá en usar el móvil se puede utilizar en actividades más comunes como estar con la familia, hablar con una persona cara a cara, hacer actividades al aire libre o despegarse un poco de lo externo y mirar más dentro de sí mismos.

Desactivar avisos y notificaciones

Los móviles actuales tienen la posibilidad de desactivar las señales sonoras y visuales que avisan si hay una actualización o contacto en una red social y sistema de mensajería, denominadas notificaciones.

Al inhabilitar las notificaciones es posible no estar pendiente del móvil y se hace más fácil el proceso de desengancharse de él, sin embargo, se pueden hacer desactivaciones selectivas para no estar totalmente desconectado en caso de una emergencia o situación en la cual debemos estar alertas.

La desactivación de notificaciones es un paso realmente importante si deseamos desengancharnos del móvil y vivir una vida lo más desconectada posible de la tecnología.

Colocar el móvil lejos del alcance

Tener el móvil a la mano es una tentación irresistible. Muchas veces has estado desocupado de tus quehaceres y volteas y al ver su teléfono celular simplemente lo tomas y empiezas a revisarlo sin tener algo específico que chequear o algo prioritario que sea impostergable.

El móvil está tan compenetrado en nuestras vidas que sin darnos cuenta perdemos la concentración al momento de estudiar o estar desarrollando una actividad laboral, influyendo negativamente en el rendimiento académico y en la eficiencia en el trabajo.

La relación entre el móvil y la falta de atención a otras actividades es tan impactante que en centros educativos y empresas de todo el mundo, prohíben o limitan su uso en estudiantes y empleados, muchas veces apartándolos de sus dispositivos hasta que cumplan el horario de trabajo o clases.

desengancharse del movil

Limitar los iconos en el inicio

Si abres tu móvil y te encuentras con tus apps favoritas para ver vídeos, jugar o redes sociales, lo más común es que quieras echarles un vistazo que quizá pienses que serán unos minutos y cuando te das cuenta, has invertido varias horas en ello.

Lo más recomendable es colocar tus aplicaciones habituales en la segunda pantalla para que no estén a simple vista y requiera buscarlas para su uso. El hecho de limitar los iconos y desactivar las notificaciones no solo ayudar a desviar la atención en el móvil, sino que también evitan el consumo excesivo de batería.

Usar otros equipos antes del móvil

En el pasado reciente lo habitual era usar la Tv para ver películas, los equipos de sonidos y radios para escuchar música, los reloj-despertadores como alarma, los controles remotos para manejar aparatos, las procesadores de palabras de las computadoras para hacer asignaciones de trabajo o escuela y hasta el teléfono de casa para hacer llamadas.

En el presente, todas esas funciones y muchísimas más se realizan solo con un Smartphone. Si el objetivo es desengancharse del móvil, es un buen momento para darle uso a esos viejos amigos que hace tiempo atrás nos ayudaban a hacer la vida más fácil.

Hoy en día existen aplicaciones de todo tipo, transformando al móvil en todo en uno, lo que por supuesto alimenta el apego a él y dificulta el proceso de desengancharte y dejarlo fuera de tu alcance por un momento.

Desempolvar el teléfono de casa

La primera función de un móvil fue permitir hacer llamadas telefónicas a sus usuarios desde cualquier lugar, de manera inalámbrica e inmediata, características que poco a poco iban desplazando a los teléfonos de casa o fijos.

El uso de un teléfono fijo tiene muchas ventajas. Sin duda ayuda a desengancharse del móvil, permite darle calor humano a ese rinconcito olvidado de la casa u oficina y lo mejor de todo, hacer llamadas desde un aparato fijo resulta ser más económico que a través de un móvil.

En muchos países el uso del teléfono fijo se ha mantenido, además de ser otro medio de contacto para los usuarios de móviles, permite que podamos hacer llamadas mientras nuestro Smartphone se está cargando o simplemente está apagado.

Establecer horarios de uso del móvil

Otra recomendación interesante para desengancharse del móvil es fijarse un tiempo de uso. De acuerdo a tus necesidades y rutina, puedes proponerte un límite de horas para el uso no esencial del móvil como por ejemplo después del almuerzo, en una hora de menor actividad laboral, al finalizar cada clase, entre otras, siempre de acuerdo a las actividades que realices y al tiempo disponible.

Hay casos donde personas trabajan con sus móviles, bien sea recibiendo llamadas, gestionando redes sociales o respondiendo mensajería instantánea. Para esa situación, los horarios deben ser luego de terminadas sus actividades prioritarias.

Vale destacar que el móvil puede ser tu aliado para que te desenganches de él. Existen gran cantidad de apps disponibles en los centros de aplicaciones de los móviles que ayudan a controlar los tiempos de uso, con alarmas y notificaciones para evitar que te excedas del límite que has establecido.

Puedes echarle un vistazo a aplicaciones como Moment, Quality Time, Flipd o Freedom que ayudan a cumplir el objetivo de desengancharse del móvil y disfrutar un tiempo de calidad desconectado.

La cama es para dormir, olvida el móvil

Diversos estudios clínicos han demostrado que las luces y reflejos que emiten las pantallas de los móviles son perjudiciales para el sueño. Por ello, es recomendable no usarlos en las horas antes de irse a dormir para así garantizar (al menos por lo que producen los móviles) un descanso apropiado.

Por supuesto, casi nadie lo cumple. De seguro revisas tu móvil antes de dormir, si te despiertas repentinamente e incluso inmediatamente después de levantarse en la mañana. Muchos fabricantes de smartphones y tablets han incluido en sus equipos funciones para evitar el impacto de la luz en las personas, conocido como modo nocturno.

Una sugerencia muy usual para ayudar a desengancharse del móvil es ponerlo a cargar lejos de la cama, recordando que no es muy recomendable usarlo mientras se alimenta la batería. También es una opción a tomar en cuenta apagarlo durante la noche y encenderlo cuando ya estés realizando tus actividades habituales.

desengancharse del movil11

Tiempo de calidad desconectado

Luego de haber leído las recomendaciones que hemos compartido contigo, estamos seguros que tendrás varias alternativas que te indiquen como desengancharse del móvil que sean de utilidad para que puedas tener calidad de vida, mejor descanso y tiempo valioso para invertirlo en otras actividades.

No hay duda que los móviles han cambiado nuestra vida en niveles impensables, sin embargo hay que recordar que somos nosotros quienes debemos controlar a los dispositivos y no ellos que controlen nuestras vidas.

Deja un comentario